Lo que pensé cuando leí La muerte de un viajante, en tren

Definitivamente el tren es mi medio de transporte, se puso en movimiento y yo ya me sentía en casa. También influye el hecho de que encuentre en los alrededores de toda estación algo de mí: no sé si son las tiendas de antiguallas con carteles de “oferta” desgastados y de escaso efecto, las callejuelas inexploradas que solo se me presentan apetecibles cuando voy con prisa porque perderé el tren… Puede ser también, que en esta ocasión la estación fuera la isla perfecta, a la que necesitaba llegar para irme un poco más lejos.

Sea como fuere, yo estaba allí y me quedaban cuatro horas de viaje hasta Madrid. Tenía el viejo Ipod, uno de mis mejores compañeros, que me conoce casi tanto como unos buenos versos, pero también tenía un libro en mi mochila, desconocido y de título oportuno. Empecé a leer, y horas después, lo acabé. Solo levanté la vista un poco, de vez en cuando, para asegurarme de que Willy no estaba a mi lado, patético, tratando de hacerme ver, a mi también, que si no le gustas a todo el mundo no eres nadie.

Me pareció una obra decadente, agónica, amarga por lo real y constantemente reveladora. Pasado y presente fundidos: el pasado que, modificado, trata de explicar lo presente; un presente lamentándose de lo pasado y encerrado en el intento de brillar en el futuro. 

Es gris, es ácida y es pérdida; la pérdida tratada desde diferentes esquinas: la pérdida del materialismo, de las obcecaciones cotidianas, la pérdida del consumismo, del ritmo feroz en el que aceptamos vivir, del “fui, soy, seré”. A pesar de esto, también creo que es una obra optimista, pues, son bellas las voces que nos recuerdan la importancia de ser, creer y valorar, de no vivir siempre sedientos de más, ciegos ante lo que tenemos y desconocemos.

Disfruté mucho en la última reunión porque hablar con gente así, me hace darme cuenta de qué gran maestra es la literatura y de que los lectores tenemos un papel fundamental: el de descubrir todo y a la vez nada, el de exprimir detalles, llegar a conclusiones nada cerradas pero que, compartidas, tanto abren la mente.

Greeskin

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s